“Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová,  Que anda en sus caminos.  Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.
Salmos 128

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;” 1 Pedro 2:9

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28:19-20

Los esperamos este Domingo a las10am. Pastor Esteban Rodriguez

152 Oakwood Dr. Kissimmee Fl 34743 – Tel. (407) 344-2504

PREDICACIÓN TRANSFORMADORA
Es un libro escrito en lenguaje sencillo y entendible, para que todos nuestros pastores v estudiantes se puedan beneficiar. El apóstol Pablo dijo que a Dios Je agradó salvar a los hombres por la locura de la predicación. Ésta, además de proclamar el mensaje de salvación, tiene como meta propiciar la transformación de los creyentes, comenzando con el predicador, debido a que fa vida de este es su mensaje. El autor nos da cuatro ejemplos poderosos de hombres que fueron transformados para transformar. Nehemías, que puso el bienestar de su nación por encima del suyo propio. Esdras, que alineó su corazón con el de Dios para traer avivamiento a la nación por medio de (a restauración de la Palabra y del culto. Juan el Bautista, que trajo un mensaje de confrontación al pueblo para retar el status quo y llamarlo al arrepentimiento. Y Jesús, que con fa unción del Espíritu Santo, predicó un mensaje de autoridad y poder, trayendo espíritu y vida a los oyentes. Creo que si aplicamos estos principios a nuestra predicación, nuestra exposición de la Palabra producirá transformación.

Consiga este libro en la Iglesia. Muchas gracias.

“Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.
Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”.

Juan 6:33-35

SIguemos trabajando en el sitio web. Muchas gracias por su visita.